Previous
Next

Tortuguero

Categoría: ,

Sobre la Costa Caribeña pero más al norte, se encuentra un sitio inaccesible en vehículo, ubicado en medio de la Selva Tropical lluviosa, entre ríos, canales y el mar.

Para llegar hasta allí toda una travesía. Victor (quien  me hospeda en su casa de Jiménez de Pococi) me llevó hasta la terminal de Guápiles donde tome un bus por poco más de 1 dólar hacia Cariari. Unos 50 minutos después, en Cariari, un segundo bus que parte sólo 3 veces al día destino “La Pavona”.

Bajo lluvia, como es típico en esta región, y acompañada de locatarios que iban a los pueblos cercanos, me subí, observando el recorrido por caminos rústicos, pozos, piedras y precarios puentes que hacían temer que no soportaran el peso del bus.

A los lados fincas y plantaciones de frutales, bananos papaya y guanábanas en su mayoría. Hora y media más tarde, había llegado a La Pavona. Me había imaginado un pueblo, pero no, La Pavona sólo es una estructura grande hecha en Madera, que funciona como terminal y tiene un restaurant, baños, y algún que otro negocio pequeño para que los turistas que llegan puedan consumir algo mientras esperan las lanchas.

Eran las 10 y media de la mañana y la mayoría de la gente que había en el lugar eran europeos y norteamericanos. La Pavona es el punto final vía terrestre y queda a un lado de uno de los canales que desembocan en Tortuguero. Decenas de lanchas esperan el arribo del bus que viene de Cariari, para llevar a los turistas hasta Tortugero.

Allí embarque en una de estas lanchas que afortunadamente tenía techo (el clima lluvioso del lugar obliga). Y empezó la travesía por el río zigzagueante. Me hizo recordar al amazonas pero en pequeño. Aguas marrones habitadas por cocodrilos y caimanes y a los lados manglares y mucha selva. Árboles caidos incluso dentro del río. Los días anteriores había habido inundaciones y supongo que eso llevaría también a que encontrara tantos árboles tirados.

Las lanchas van y vienen, se nota que conocen el camino, las profundidads del río y cómo esquivar los obstáculos. Iba con algo de miedo porque mi experiencia me indicaba q estas lanchas suelen manejar muy rápido pero afortunadamente en este caso, lo estrecho de los canales y la forma de zigzag les impedia tomar demasiada velocidad.

Estos canales algunos naturales formados por los mismo ríos y otros artificiales que fueron construidos para trasladar las maderas  de los aserraderos que en algún momento de la historia existieron por aquí.. Por esos mismos ríos se llega al Mar Caribe, o incluso se puede cruzar hasta Nicaragua.

Desde que subí en La pavona todo ese trayecto pertenece al Parque Nacional Tortuguero, lo que lo hace estar protegido de la devastación del ser humano.

En el camino conocí a Marta, una chica Nicaragüense que viajaba con su hijo el pequeño Nico. Charla va, charla viene, en el camino me contó que vive hace 8 años en el lugar. El pueblo ronda los 1000 habitantes, número que se alcanzó en los últimos tiempos por la explotación turística. Me habló de Enrique, el único uruguayo que vive en Tortuguero y es dueño del Budda Café donde ella trabaja como extras algunas veces, y me invitó a visitarlo.

Unos 40 minutos después, llegué a Tortuguero. Apenas baje de la lancha una decena de guías locales ofreciendo uno u otro tour, la mayoría embarcados para visitar otros canales más estrechos, paseos en Canoa, observación de aves y animales selváticos.

En mi caso, era una visita por el día, así que no tenía tiempo para realizar alguno. Baje, pedí información turística y me dieron un mapita en el que se divisaba lo pequeño del lugar.

En Tortuguero no hay automóviles, no son necesarios. Una única principal hecha de hormigón es el sendero peatonal por el que uno avanza. A los lados casitas rústicas, con un encanto especial. Construcciones en su mayoría de

madera y sobre pilotes, preparadas para las inundaciones y las intensas lluvias que caen en el lugar.

Tortuguero está rodeado por agua, de un lado el río por el que llegan las embarcaciones y a unos 100 metros, del lado opuesto, el mar caribe, por donde llegan las Tortugas.

 “Tortuguero”, o lugar de tortugas, fue nombrado así por los cientos de tortugas verdes que en esta región desovan. La tortuga verde siempre ha sido importante fuente de proteína para los habitantes de las costas, y en tiempos pasados era importante en el comercio extranjero e interno.

Durante la época Pre-colombina el indígena comía la carne y usaba la grasa como mantequilla. Eran tantas que cuando Cristóbal Colon llego a la zona mencionó que habían tantas tortugas que se amontonaban en el mar como pequeñas rocas.

Después del siglo 18 buques mercantes paraban en Tortuguero con regularidad para pescar tortugas antes de regresar a sus tierras. Las tortugas eran importantes porque proveían carne fresca a los largos tránsitos marinos ya que, fuera del sol y roseadas con agua, se mantenían vivas por mucho tiempo. En el siglo 19, desde Tortuguero salían frecuentes embarques de tortugas verdes para Inglaterra, donde la sopa de tortuga se había hecho un popular manjar.

Para suplir los apetitos norteamericanos y europeos la caza de tortugas se intensificó a su extremo en la primera mitad del siglo 20. En Tortuguero, las tortugas llegando a desovar eran sistemáticamente cazadas. Por cada una de las 22 millas a lo largo de la playa, había un “velador”, encargado de volcar cada tortuga que salía dentro de su milla. Entonces le amarraban un leño a la aleta anterior. Cuando el bote tortuguero pasaba a recoger las tortugas boyantes, las soltaban a la orilla del mar. Esta costumbre que casi acabó con las tortugas de la zona, cesó en 1960, cuando fueron promulgadas leyes de protección.

Con la creación del Parque nacional Tortuguero, el poblado que hasta entonces sólo contaba con un centenar de habitantes, poco a poco ha ido creciendo, siendo hoy un atractivo muy importante para los turistas que llegan a ver de cerca a las tortugas que aún siguen llegando a desovar.

La tortuga marina nace en la tierra, y aparte de las breves arribadas para desovar, pasa la vida entera en el mar. Tortuguero es la más importante playa para el desove de la tortuga verde en el Océano atlántico occidental.

La tortuga verde hembra, no solamente puede identificar una costa en particular para desovar, sino que regresa una y otra vez a la misma sección de esa playa.

Durante cada migración desova de 2 a 5 veces, en intervalos de unos 12 días, poniendo alrededor de unos 100 huevos.

Maravillosa y asombrosa la madre naturaleza! Ojala el ser humano tome conciencia de una vez, y paremos la depredación y la contaminación que dejamos en los mares, causa de muerte de tantos especímenes…

Autor: ANA CAROLINA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías
Ana Carolina
La vida viajando

Viaja conmigo

¡Recibe todas mis novedades viajeras!
Además al suscribirte te enviaré de regalo una guía para iniciar a aventureros.

Todos los derechos reservados 2020 por lavidaviajando.com / Web diseñada y desarrollada por: servifreelancer.com