Previous
Next

Granada, la ciudad más antigua de América.

Categoría: ,

Camino a Granada luego de tomar el ferry que nos dejo en Rivas, debía manejar unos 40 km para llegar a la ciudad. No era mucha distancia, pero en mitad del camino, me quede sin acelerador. La palanca del acelerador se partió literalmente y con Juli tuvimos que atar un alambre de improviso para acelerar manualmente y llegar a Granada. Coordinando salvos, y después de localizar un soldador, pocos minutos después la charrúa estaba lista.

La ciudad de Granada es conocida por su historia que la convierte en la ciudad más antigua de América fundada en el 1500… Colonial, muy bien mantenida a pesar de que sufrió un incendio en su totalidad provocado por el americano William Walker, fue levantada de sus cenizas y hoy sus casitas coloniales pintadas de variados colores la convierten en uno de los principales destinos turísticos de Nicaragua. A un costado del Volcán Mombacho, al que se puede subir en un dia de treking y deporte aventura en medio del bosque húmedo, y a orillas del lago Nicaragua.

En sus alrededores tiene mas de 360 isletas, llamadas las hijas del Mombacho, ya que son producto de una fuerte erupción que tuvo ese volcán, en el que perdió la cima de su cono, y se formaron esas isletas. Hoy atractivo turístico de la zona porque en ellas se encuentran mansiones, animales, bares, y se accede a ellas a través de un paseo en lancha.

Apenas ingrese a la ciudad me dirigi directo a la cruz roja, ya que otros amigos habían sido bien recibidos allí. Y al igual que ellos, me hospedaron por un costo diario muy económico. Juli y Tati armaron su carpa allí y también me rencontré con Meli y Machi que llegaban ese dia a Granada. Todos juntos armamos el campamento viajero en La Cruz Roja de Granada.

Pase un fin de semana recorriendo las callecitas, visitando las emblemáticas iglesias, y haciendo uno de los toures que mas me impacto desde el inicio de mi viaje: la visita al Volcan Masaya.

Si bien en tamaño el Masaya no es de los más altos, y se puede acceder a él en vehiculoporque mide poco mas de 600 mts de altura. El Masaya tiene la particularidad que esta activo y uno puede acceder a la cima y observar su cráter que emana gases. Tantos gases que por momentos tuve que usar mascarila. Subi en la tardecita y observe desde allí uno de los atardeceres mas hermosos de mi vida. Luego bajamos hasta unos cuevas, formada por lo túneles que dejó la lava volcánica al retirarse en la última erupción del Masaya. Son kilómetros de tuneles bajo tierra hoy ocupados por murciélagos. Caminamos alumbrándonos con linternas, observando las formaciones que dejo la lava en las paredes. Realmente hermoso…

Para finalizar tan hermosa jornada y como sello de oro pasamos nuevamente ya de noche por el cráter del volcán y observamos el resplandor incandescente de la lava. Una aventura y una vivencia que quedara para siempre en mi recuerdo….

Al otro día y aprovechando que Juli y Tati ya querían continuar viaje, salimos rumbo a Leon, otra de las ciudades coloniales de Nicaragua, la idea era acercarnos a la frontera para ya cruzar a honduras y el Salvador. Al viaje también se nos sumo Guillermo, un Cordobes que viaja en moto. Así que el equipo preparado para la travesía.

Pasamos la noche no en León porque no nos gustó el aspecto del pueblo, sino que en Chingananda,, y dormimos en una gasolinera para partir a las 5 am rumbo a la frontera.

Autor: ANA CAROLINA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías
Ana Carolina
La vida viajando

Viaja conmigo

¡Recibe todas mis novedades viajeras!
Además al suscribirte te enviaré de regalo una guía para iniciar a aventureros.

Todos los derechos reservados 2020 por lavidaviajando.com / Web diseñada y desarrollada por: servifreelancer.com